Así como existe un microteatro conformado por una pequeña audiencia, elenco y espacio. Existe el macroteartro, un arte de proporciones gigantescas, donde se puede dar aforo a una audiencia de más de medio millón de personas. Sin embargo, esto no es lo que destaca en el macroteatro, sino, la creatividad de los artistas para llevar su innovación a las calles de la ciudad.

La compañía francesa, Royal de Luxe, ha sido responsable de llevar esta nueva idea a las calles de Francia. Dicha agrupación, ha desarrollado marionetas colosales de 10 metros de altura, las cuales, fungen como los personajes en las historias teatrales que son vistas por miles de personas.

El macroteatro, las calles es el nuevo escenario

Para que estas marionetas puedan ser manipuladas, debe de haber aproximadamente 30 personas con una buena condición física que les permita maniobrarlas sin problemas, lo anterior debido a que los títeres pesan alrededor de 2 toneladas. Gracias a la popularidad del macrotearto, la agrupación ha logrado visitar diferentes ciudades del mundo.

Comúnmente, la compañía realiza obras relacionadas a la cultura de la ciudad que visita. En otras ocasiones, el macroteatro ofrece interacción al público proponiendo buscar en las calles a las titanicas marionetas. Por ejemplo, en su obra El Gigante Caído del Cielo, se cuenta la historia de un titán que vivía en las nubes que un día cayó del cielo en medio de un boulevard. Cuando el gigante despertó, los hombres lo habían atado y lo exhibían en una jaula como una atracción para el público. Por las noches el coloso soñaba, acción que atormentaba a los hombres. Para evitar que el gigante soñara, los pobladores construyeron una pared de luces para impedir que el gigante durmiera. Esa misma noche, el titán soñó tan fuerte que rompió la jaula y desapareció. Narrativa que da la pauta a la compañia de macroteatro para insitar al público a buscar al gigante entre las calles.

Esta idea surgió en 1979 del ideario Jean Luc Courcoult, quien ha logrado cautivar con este innovador espectaculo al piblico de diferentes ciudades del mundo como: Nueva Zelanda, Chile, Francia, Filipinas, Alemania, Australia, Inglaterra, Corea, Japón y, por supuesto, México. La primera vez que México recibió la visita de la Royal de Luxe y su macroteatro fue en el 2010, con su obra titulada, El Gigante de Guadalajara, un episodio similar a lo antes descrito; sin embargo, la versión mexicana traía consigo una marioneta de un xoloitzcuintle (una raza de perro).