El recuerdo de una figura como Pedro Infante nunca se olvidará. Él forma parte de la cultura musical de nuestro país. Asimismo, sus películas conforman un corpus fílmico que difícilmente se ha podido igualar. Se inmortalizó en filmes como “Tizoc”, que le hizo ganar un Oso de Plata y un Globo de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín, y pasó a la historia de la cultura popular mexicana una vez acaecido su deceso.

La muerte lo sorprendió a los 40 años. ‘Pedro infante muere chamuscado’, decían algunos encabezados principales de periódicos. La noticia impactó a todo México. Las lágrimas brotaron de los ojos de los miles de admiradores que no daban cabida a tal noticia. El desconsuelo se hizo general y el mundo de la farándula sabía que una de las estrellas con más luz en aquel momento se había apagado.

Pedro Infante en Pepe el 'Toro'

Un accidente aéreo terminó con la vida de Pedro Infante un lunes 15 de abril de 1957 cuando el cantante sinaloense se dispuso a copilotar la aeronave que lo llevaría a la Ciudad de México procedente de Mérida. Las causas aparentes (que aún se rumoran) fueron que probablemente fue un fallo en los motores lo que haría que la nave cayera al vacío. Otros medios dijeron que a causa de un exceso de peso había ocurrido aquel terrible suceso. La foto de uno de una muñeca de uno de los cadáveres portaba una pulsera de oro con su nombre. Esa hasta entonces era la evidencia más contundente de que Pedro había muerto.

Uno de los rumores más fuertes es que el ex presidente Adolfo Ruiz Cortines lo había mandado a golpear, todo a causa de una mujer (la cual era amante del ex presidente). Se dice que fue tal la golpiza que le propinaron que Pedro quedó inconsciente y, al despertar, su memoria había desaparecido. No recordaba que él era un ídolo en México. Una reportera dijo haberlo encontrando viviendo en una cueva cerca de un río. Pero él no sabía que era él. Tras varios intentos de acercarse a aquel vagabundo finalmente pudieron entablar una conversación donde ella le mostró recortes de periódicos donde su figura aparecía magnificada. El vagabundo simplemente no lo comprendía. Nunca lo comprendió. Nunca recordó si en verdad había sido golpeado, si un Adolfo Ruiz Cortines había cumplido su cometido. La reportera asegura que Pedro siguió viviendo entre la basura hasta que un día falleció de viejo.

Resultado de imagen para pedro infante

Otro de los rumores que se dijeron acerca de su muerte es que una gitana o adivina había predicho su muerte a causa de una gran bola de fuego, a manera de premonición, que supuestamente se lo advirtió. Cuenta una leyenda urbana que su fantasma se aparece en el hotel Boulevard Infante, en Yucatán y en donde alguna vez este ídolo mexicano vivió. Quizá no podamos saber a ciencia cierta si en aquel ‘avionazo’ de 1957 Pedro Infante perdió la vida. Las evidencias apuntan que fue así. O, por otro, lado la versión del vagabundo pudo haber sido cierta. Lo único cierto es que a partir de aquel día el público mexicano jamás volvería a ver aquellos ojos negros. Mucho menos volvería a escuchar en voz del charro de México la icónica melodía ‘Amorsito corazón’