¿Qué sería el mundo de la gastronomía sin la existencia del vino? Esta bebida puede llegar a ser el maridaje perfecto para algunos platillos o simplemente un buen aperitivo. Se trata de una de las bebidas más antiguas en la humanidad. En la actualidad la cultura del vino se ha extendido cada vez más. Por ello, el saber de vinos es un aspecto importante para cualquier chef, catador, somelier, productor o cualquier tipo de persona interesada en el tema.

 

Su conocimiento puede ser sinónimo de sofisticación, lo cierto es que cualquiera puede volverse experto en este arte, tarea que no es algo fácil ya que  implica entre otras cosas conocer los tipos de uva que da la vid, ya que las uvas son la materia prima, y de ellas dependerán muchas características del vino, como el sabor y el aroma. Es por ello, que a continuación te presentamos todo lo que tienes que saber acerca del arte de la vinicultura. ¡Pon atención!

Vinos Blancos

Chardonay: Los expertos la consideran la mejor uva blanca. Esta clase de uva se produce en la borgoña francesa, aunque su cultivo se extendió a muchos otros países. De ella se obtienen vinos con mucho cuerpo. Se usa también en los espumosos, como el champagne.

Riesling: Es una una clásica de Alemania, en donde se utiliza para vinos secos y dulces. Tiene un rico aroma.

Chenin: Originaria de Francia. Es ideal para vinos blancos frutados, ligeros y frescos. Se le conoce también como uva pineau.

Vino blanco espumoso

Sauvignon Blanc: Esta uva proviene de una vid del sudoeste de Francia, donde se producen importantes vinos. Actualmente se produce en altas cantidades en Nueva Zelanda y Chile. Es ideal para elaborar vinos de aroma intenso y con matices herbáceos.

Semillón: Es una variedad de uva de la región de Bordeaux, en Francia, donde produce blancos secos y dulces, algunos muy famosos, como el licoroso Sauternes.

Resultado de imagen para vinos

Vinos Tintos

Cabernet Sauvignon: La uva reina en materia de vinos tintos. Se cultiva en todo el mundo vinícola. De ella se elaboran vinos robustos, que añejan bien dando paso a aromas elegantes y sabores complejos.

Merlot: Proviene de una vid originaria de Bordeaux, donde integra los cortes con el Cabernet Sauvignon. Los aromas y sabores de uno y otro son similares, pero en la boca el Merlot es más débil que la del Cabernet.

Syrah: Nace de una vid persa, pero que luego llegó a Francia. Hoy la encontramos en todo el mundo. Con ella se producen vinos de color rojo intenso y aroma profundo.  Es una uva que madura bien en la botella, donde adquiere matices especiados.

Pinot Noir: Es una uva que se cultiva en escasas regiones, porque fuera de su terreno original (en la Borgoña) no da buenos resultados. Es la base para muchos vinos espumosos.

Resultado de imagen para vinos