Comida, cerveza, ambiente, fiesta, gente ¡vinos! Esto y más fue lo que pudimos disfrutar en el majestuoso festival Sabor es Polanco, un evento gastronómico que complace a los asistentes en el paladar y el alma. Fue el Campo Marte de la Ciudad de México el escenario que vistió de manteles largos el pasado 1 y 2 de abril. Con un ambiente festivo, propiciado por una gran variedad de excelentes vinos, platillos para complacer los más exigentes paladares y un clima exquisito para la degustación, el evento Sabor es Polanco conquistó a los comensales capitalinos que, con frecuencia, se dan cita en los restaurantes más reconocidos de la emblemática colonia del norponiente de la ciudad.

Bajo el imponente ondear de la bandera nacional y una estampa que describía a la perfección la comunión entre la gastronomía, la dicha de los asistentes, la música, la tertulia, y el gustar de los vinos, Sabor es Polanco, triunfó por cuarto año consecutivo como el evento más importante de la Ciudad de México para celebrar la alta cocina y el placer de compartir la mesa.

En el evento se dieron cita más de 50 reconocidos restaurantes de la zona como: Cambalache, Azul Condesa, Morimoto, Les Moustaches, La Hacienda de los Morales, Casa Portuguesa, Fogo de Chao, Bistro, Cipriani y, por supuesto, no podía faltar la presencia del Grupo Estoril, conformado por los restaurantes Estoril, Syrah y Bistro Estoril.

Situado en el corazón del Campo Marte, el stand del Grupo Estoril fue el epicentro que reunió a los asistentes en un ambiente carnavalesco, que, desde luego, nos remontaba a esas fiestas alegres que se celebraban en torno al vino en la Antigua Grecia. Con presentaciones en vivo de barítonos, sopranos, saxofonistas, mariachis y un sinfín de actos que enaltecían el orgullo de la gastronomía mexicana, El Estoril pudo hacer gala de su magnífica cocina, deleitando a los comensales con platillos del ideario del Chef Pedro Ortega.

Sin duda, Sabor es Polanco, es más que un festival; es la oportunidad de compartir el banquete más alegre con personas dispuestas a gozar del vino y los platillos, pero, sobre todo, dispuestas a compartir la mesa con desconocidos que prontamente se vuelven entrañables.

A su vez, el sentimiento mexicano se exaltaba gracias a los grandes maestros de la gastronomía nacional, estos hombres que dedican su corazón y tiempo en poner en alto la cocina mexicana; fue en gran medida a su entrega, que quienes tuvimos la oportunidad de vivir esta experiencia nos hermanamos bajo un hermoso sol y el deleite de sus obras culinarias como exquisitos cortes de carne, paellas al más puro estilo del mediterráneo y los postres fríos como helados y paletas de frutas frescas que cumplían con el objetivo de satisfacer a todas las edades y gustos.

Sabor es Polanco, un evento que va más allá de la alta cocina para unir a personas en un ambiente elegante, respetuoso, vaya, ¡delicioso! Sin duda, será una larga espera y saboreo hasta volver a presenciar esta fiesta culinaria en marzo del 2018, pero vale la pena aguardar.