La historia del béisbol en nuestro país es algo incierta, pues, aunque todo parece indicar que llego a México durante el siglo XIX, los especialistas aun no concuerdan el punto exacto en el que el llamado Rey de los Deportes piso por vez primera tierras aztecas. Por tal motivo, enunciar las leyendas que cuentan la historia de este deporte en nuestro país es algo casi increíble.

Fotografía antigua de los origenes del béisbol en México

Existen un sinfín de teorías, casi leyendas, que indican que todo comenzó en el estado de Veracruz. Corría el año de 1847 en la población de Xalapa, específicamente en el parque “Los berros”. Estados Unidos invadía México, soldados estadounidenses días antes habrían capturado a Santa Anna en la Batalla de Cerro Gordo, por lo que los combatientes, según cuenta la leyenda, aprovecharon para jugar béisbol con la pata de palo de su Alteza Serenísima.

Otra teoría pone al estado de Yucatán como la cuna del béisbol nacional. Según se dice, todo sucedió en 1890, cuando un barco español de nombre Ciudad Condal, arribo a la península proveniente de Cuba (país en el que ya era popular este deporte) con regalos para los niños, entre los cuales se encontraba un bate de béisbol y una pelota.

Por su parte Nuevo León dice tener el mérito por haber importado este deporte al norte del país. La historia comienza el 4 de junio de 1889, fecha en la que se realizó el primer juego de béisbol en el estado; lo anterior debido a que, en aquellos tiempos, se estaba llevando a cabo la construcción de las vías del ferrocarril de la ruta Monterrey – Tampico en Cadereyta, lo que propicio que los ingenieros estadounidenses migraran a México y enseñaran el juego a los habitantes locales.

Con el paso del tiempo el béisbol se fue arraigando cada vez más en el breviario cultural de los mexicanos, a tal grado, de ser el deporte predilecto en el norte y sureste del país. Lo anterior pese a la poca difusión en medios que reciben sus dos ligas (Liga Mexicana de Béisbol y Liga Mexicana del Pacifico).

Es quizá la polaridad de leyendas o teorías sobre el surgimiento del béisbol en nuestro país, lo que genera que el llamado Rey de los Deportes sea tan popular en estados como Veracruz, Quintana Roo, Nuevo León, Sinaloa, Coahuila, Yucatán, y por su puesto la Ciudad de México.