Los universos en los que se desplaza un personaje

Normalmente, las personas actuamos distinto según la situación o las personas con las que nos encontramos. Muchas veces nuestros actos pueden parecer que nos contradicen, pero en realidad, esto no es lo que ocurre, lo que pasa es que una persona siempre se desempeña o desarrolla diferente según el universos donde se encuentre. Estos universos son determinados por las personas y la cercanía sentimental que hay con ellos.

Saber cómo interactúa tu personaje en todos sus universos, te ayudará a que tu guión tenga mayor profundidad y a que la historia sea más creíble para el espectador, además de que ofrecerá a los futuros actores de tu película, una valiosa herramienta para que entiendan completamente quién es y cómo debe actuar y hablar frente a cada uno de los demás personajes de la historia.

Así que sin más preámbulo, vamos a ver cada uno de esos universos y lo que se debe considerar dentro de cada uno de ellos.

Primero, está el universo íntimo del personaje. En este nos preguntamos ¿qué es lo que piensa el personaje de sí mismo?, al igual que planteamos cómo es que refleja ese pensamiento de sí mismo para los demás (de forma inconsciente) y qué es lo que quiere reflejar (conscientemente).

Escenas de “Eternal sunshine of the spotless mind” (2004).

 

El segundo universo es el cercano. Aquí, debemos observar la relación con la gente que conoce al personaje: familia, pareja (si la tiene) y amigos cercanos (ese tipo de amigos a los que se les puede contar cómodamente toda nuestra vida). Para saber cómo es este universo hay que hacernos una pregunta que luego va en viceversa, es decir ¿qué piensa el personaje de las personas dentro de su universo cercano? y ¿qué piensan las personas que integran su universo cercano de él?

15069850847_1f0897ee7f_z

El tercer universo es el distante y aquí has de analizar la relación que tiene tu personaje con las personas cercanas de su vida cotidiana, pero con las que no mantiene una relación más allá de lo que es necesario, algunos ejemplos de este tipo de relaciones son: compañeros de trabajo y se elabora prácticamente la misma cuestión que en el universo anterior, ¿qué piensa él de ellos y ellos de él?

Al final está el universo lejano, en este no analizamos al personaje como un individuo, sino como parte de un grupo. Por ejemplo si tu personaje es un oficinista, entonces lo entenderemos como parte de los trabajadores de la empresa en donde trabaja y la relación que exploramos es la de los trabajadores con los jefes que forman la dirección de la empresa, y de nuevo es la misma pregunta la que nos ayuda a indagar en ello ¿Qué piensan los empleados de los de dirección? y ¿qué piensan los de la dirección acerca de sus empleados?

Fotograma de Modern Times de Charles Chaplin.

Escena de “Modern Times de Charles Chaplin” (1936).

Puede parecer que hacer esto no es tan útil, sobre todo porque muy posiblemente nada de este análisis se escriba en el guión, pero cuando comiences a desarrollar esa historia de la que ya tenías una idea, seguro notarás lo útil que es desarrollar los perfiles y universos, pues te ayuda a conocer a tu personaje con lo que evitas haga cosas que no van con su identidad, incluso te ayudará con las reacciones frente a distintas situaciones, porque ya los conoces y podrás predecir de qué manera reaccionan, cuál es su forma de ser, vestir y hablar y podrás olvidarte de encontrar inconsistencias en tu guión o sí las hay, será más fácil identificarlas para poder trabajar en ellas.

Por: Karen Hernández Lara